MISION

Este cuaderno de viajes pretende ser una puerta abierta a historias que describan la cultura, tradiciones, historias viajeras, lugares exóticos y rutas de nuestro planeta. Son noticias e historias escritas en diversos medios recogidas en este blog para todos vosotros. Recorre nuestro perimetro viajero con nosotros.
SI QUEREIS PROMOCIONAR UN SITIO O UNA ZONA, CUALQUIER CONTRIBUCIÓN ES BIENVENIDA.

BUSCADOR DE VUELOS

LAST MINUTE

jueves, 14 de agosto de 2008

HOTELES CON ENCANTO EN MARRUECOS

En los últimos diez años en Marruecos han surgido una serie de coquetos y elegantes pequeños hoteles que rara vez superan las diez o doce habitaciones. La mayoría utilizan el nombre genérico de Riad (casa de campo) o Dar (casa), aunque indistintamente pueden encontrarse tanto en el mismo centro de la ciudad, como en plena naturaleza, resguardados y discretos.

Algunos de estos hoteles con encanto son de nueva construcción pero la mayoría ocupan edificios tradicionales más o menos lujosos donde casi siempre se combina un ambiente típicamente marroquí con las comodidades de un hotel occidental. El fenómeno comenzó en Marrakech pero se ha ido extendiendo por todo el país.

Son tantos los riads, dars, lodges y kasbahs recomendables en Marruecos que no acabaríamos nunca.

Os presento 4 ejemplos


1. Riad Laarousa. Fez . En pleno corazón de la medina de Fez, este antiguo palacio del siglo XVII, que fue residencia de un ministro del sultán, ha sido transformado recientemente en uno de los riad más espectaculares de esta parte de Marruecos. Sólo cuenta con cuatro espaciosas suites y tres habitaciones alrededor de un hermoso patio, que se distinguen por el color que les da nombre. La decoración es sumamente sofisticada, equilibrando con enorme elegancia detalles orientales, con muebles minimalistas rabiosamente contemporáneos. En un edificio anexo se ofrece un apartamento de cuatro dormitorios en el mismo estilo que se alquila de forma separada. El conjunto incluye su propio spa y hammam. En el restaurante se da la posibilidad de saborear la alta cocina fasi. Entre 150 y 220 euros, desayuno incluido.

2. Riad Al Moussika. Marrakech. Entre todos los grandes riads de Marrakech destaca Al Moussika por su historia -aquí vivió El Glaoui, el legendario pachá que dominó la política marroquí durante la primera mitad del siglo XX- pero también por el exquisito ambiente oriental pasado por el tamiz de occidente que ha impuesto su actual propietario, Giovanni Robazza. Se encuentra a cinco minutos a pie de la famosa plaza Djema El Fna pero nada del exterior revela la suntuosidad y el lujo que se esconde tras sus paredes. Llama la atención la tranquilidad y la belleza de sus jardines pero sobre todo la atención que se recibe y la importancia que se le da al más mínimo detalle, desde la calidad de las sábanas a las flores que decoran cada habitación. Las cenas gastronómicas no están incluidas en el precio pero forman parte intrínseca de la experiencia que ofrece este insólito riad. Entre 175 y 370 euros incluyendo el desayuno, la comida, refrigerios durante el día y traslado al aeropuerto.

3. Kasbah du Toubkal. Atlas. En pleno Parque Nacional del Toubkal en el Atlas, a 1.800 metros de altura pero a sólo 60 kilómetros de Marrakech, se ha creado un hotel de montaña inspirado en la arquitectura y las tradiciones bereberes de esta zona de Marruecos. Cuenta con varios tipos de habitaciones, desde una lujosa suite a unos apartamentos para tres o cuatro personas, aunque manteniendo un estilo común confortable y algo austero. También ofrece un refugio de montaña muy cerca de la cumbre del Toubkal con tres habitaciones además de una casita rural en el cercano pueblo de Imlil, pudiéndose combinar la estancia en dos o tres sitios diferentes. Es perfecto para montañeros, pero también para quien quiera conocer de cerca las cumbres del Atlas y las gentes que las habitan, sin alejarse demasiado de la civilización. Entre 160 y 300 euros. 4. Hotel La Tangerina. Tánger. Hay hoteles y riads mucho más lujosos que La Tangerina en la ciudad donde se abrieron los primeros establecimientos hoteleros de todo Marruecos, hace doscientos años pero es difícil competir en encanto y calidad en el servicio, con esta deliciosa casa de huéspedes en plena kasbah pero con fácil acceso desde cualquier punto de la medina. Está construido alrededor de un luminoso patio en cuyo centro se esconde el hamman original con el que contaba este edificio de más de doscientos años de antigüedad. Las habitaciones dobles y sencillas están ubicadas en la primera y segunda planta, mientras que la suite está situada sobre la terraza de la azotea donde también se encuentra un hermoso mirador desde donde contemplar durante el desayuno o al atardecer, esta ciudad construida entre el Mediterráneo y el Atlántico con la mirada puesta en Europa. Entre 40 y 120 euros desayuno incluido.
Información en OCHO LEGUAS por Javier Mazorra

No hay comentarios: